Koltès. Texto 20-22 Feb

Entra el hermano, conversando con un chulo. Ni siquiera miran a la chiquilla.

EL CHULO: (Impaciente.) Demasiado caro.

EL HERMANO: No tiene precio.

EL CHULO: Todo tiene un precio, y el tuyo es demasiado alto.

EL HERMANO: Cuando se le puede poner precio a algo, es que no vale gran cosa. Quiere decir que se puede discutir, rebajar, subir el precio. Yo he fijado el precio en abstracto porque no tiene precio. Es como un cuadro de Picasso. ¿Le has oído decir a alguien que es caro? ¿Has visto alguna vez a un vendedor bajando el precio de un Picasso? El precio que se fija en estos casos, es una abstracción.

EL CHULO: Entretanto, es una abstracción que va a pasar de mi bolsillo al tuyo, y el vacío que se va a formar en mi bolsillo no me parece tan abstracto.

EL HERMANO: Un vacío semejante se vuelve a llenar. Lo volverás a llenar muy aprisa, créeme, y olvidarás el precio que has pagado en menos tiempo del que empleas discutiendo. Pero yo no pienso discutir. Lo tomas o lo dejas. Haces el negocio del año, o sigues en la miseria.

EL CHULO: No te impacientes, no te impacientes. Estoy reflexionando.

EL HERMANO: Pues reflexiona, reflexiona, pero no tardes mucho. Tengo que acompañar a mi hermana a casa de su madre.

EL CHULO: De acuerdo, hecho.

EL HERMANO: (A la chiquilla) Te brilla la nariz, pichoncito. Conviene que te la empolves un poco.

(La chiquilla sale. La miran.) ¿Qué te parece mi Picasso?

EL CHULO: De todos modos me parece caro.

EL HERMANO: Te hará ganar tanto dinero que olvidarás el precio. Intercambio de dinero.

EL CHULO: ¿Cuándo estará disponible?

EL HERMANO: No te impacientes, no te impacientes; tenemos todo el tiempo del mundo.

EL CHULO: No,no tenemos todo el tiempo del mundo. Tú tienes el dinero, yo quiero a la chica.

EL HERMANO: La tienes, la tienes, es como si la tuvieras.

EL CHULO: Ahora que tienes el dinero, te arrepientes.

EL HERMANO: No me arrepiento de nada, de nada. Pienso.

EL CHULO: ¿Qué piensas? No es momento de pensar. Entonces, ¿cuándo?

EL HERMANO: Mañana, pasado mañana.

EL CHULO: ¿Por qué no hoy?

EL HERMANO: Sí, ¿por qué no hoy? Esta noche.

EL CHULO: ¿Por qué no ahora mismo?

EL HERMANO: Te impacientas, te impacientas. (Se oyen los pasos de la chiquilla). Ahora mismo, de acuerdo. (El hermano desaparece y se oculta en una habitación.) Entra la chiquilla.

LA CHIQUILLA: ¿Dónde está mi hermano?

EL CHULO: Me ha encargado que me ocupe de ti.

LA CHIQUILLA: Quiero saber dónde está mi hermano.

EL CHULO: Anda, ven conmigo.

LA CHIQUILLA: No quiero ir con usted.

LA CHULO: Obedece inmediatamente, pava. No se discuten las órdenes de un hermano.

La chiquilla y el chulo salen.

No hay comentarios

Deja un comentario